PUBLICIDAD

Amuletos Naturales



Para mas información escríbeme a


grahasta.personal@gmail.com


Para los pueblos primitivos, todas las cosas naturales poseían un poder innato que se conoció como Mana. Esta palabra, acuñada por los nativos de la Polinesia, se puede encontrar también en la narrativa bíblica con una pronunciación algo distinta: Maná. Era el sustituto del pan que Dios enviaba diariamente a los judíos durante su peregrinación por el desierto. El Maná llovía del cielo cada mañana, y tenía que ser consumido el mismo día de su recolección, de otro modo,

perdería su sustancia y se deterioraría rápidamente. Se parecía a la semilla de coriandro (cilantro) y sabia a "hostia amasada con miel. "L.a gente daba vueltas recogiéndolo, lo molía en molinos o batía en morteros, lo cocía en sartenes y hacía tortas: y su sabor era el sabor del aceite nuevo."

 (Num., 11:8). Los judíos comieron el maná durante los 40 años de su peregrinación, hasta que llegaron ala frontera de la tierra de Canaán. "Y el Maná dejó de caer el día siguiente después de comer el viajo maíz de la tierra; y los hijos de Israel ya no comieron Maná nunca más; pero comieron las frutas de la tienes de Canaán, aquel año.  Actualmente, muchos creen que los algarrobos, también conocidos como pan de San Juan , eran el maná bíblico.

Los yogis tienen un nombre algo distinto para esta sustancia, aunque para ellos no tiene propiedades físicas. La llaman Prana, la esencia de la vida proveniente del sol, que los seres vivos pueden absorber con la respiración. Unos ejercicios respiratorios especiales, ideados para extraer el máximo beneficio posible de esta esencia vital, 

se conocen como Pranayama y son, según los yogis, suficientes para sostener la vida de por sí. En otras palabras, podríamos existir sin consumir alimentos, si sólo pudieramos entrenamos a obtener del aire que respiramos la esencia vivificadora del Prana.

El maná de los judíos era la materialización del prana, con todas sus propiedades vivificantes. Según el Pentatéuco, esta materialización tuvo lugar por la intervención divina de Dios, para asegurar la supervivencia de los judíos en el desierto. Esta fuerza creativa, que se ha llamado, alternativamente, Mana, Maná y Prana, y que es fuente de vida y de todos los actos mágicos, está presenta en todos los seres vivos, en mayor o menor grado. La medida en la que el mana está presente en algo, depende de la capacidad de este algo de reunir el mana en sí. Así, se dice que algunas sustancias poseen propiedades mágica especiales, y son grandes receptáculos de poder y buena suerte. Estas son las sustancias conocidas como amuletos naturales.

Hay amuletos naturales en el reino Vegetal, Mineral, Animal, y en Sustancias organicas.

Si te ha gustado este BLOG, siéntete LIBRE de hacer clik en ME GUSTA y de compartirlo en FACEBOOK, TWITTER, CORREO ELECTRÓNICO y demás redes sociales.


Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...