PUBLICIDAD

EL LADRILLO




Amuleto para no tener problemas a la hora de pagar una hipoteca

Mejor día para realizarlo: DOMINGO

Materiales necesarios:

·       ARCILLA ROJA
·       1 IMPRESO BANCARIO
·       1 CHEQUE EN BLANCO
·       TIJERAS
·       1 VELA AMARILLA
·       CLAVOS DE OLOR
·       1 LIMON
·       VINAGRE
·       3 MONEDAS
·       1 PLUMA DE AVE
·       1 PAÑO LIMPIO
·       1 MANTEL AMARILLO
·       1 PLATITO
·       1 CUCHILLO LARGO

CONFECCION DEL AMULETO

Con la arcilla roja debes de fabricar un ladrillo de tamaño normal. Debes conseguir tantos clavos de olor como las dos primeras cifras de tu hipoteca (por ejemplo, si debes 69.000, necesitaras 69 clavos de olor; si debes 144.000, solo necesitaras 14).

Levántate el domingo antes de la salida del sol y elige una estancia donde vayas a estar tranquilo. Limpia la mesa o la superficie en la que vayas a trabajar con un paño limpio mojado en vinagre. Cúbrela con un mantel amarillo. Quema la base de LA VELA a fin de derretir un poco de cera para poder fijarla en el platito y divide el limón en dos mitades con el cuchillo.

Enciende LA VELA y colócala frente a ti. Recorta con las tijeras el logotipo del banco o su nombre que están en el impreso que has conseguido. Moja la pluma de ave en una de las mitades del limón y haz un cheque con la cantidad total que debes al banco. Fírmalo con la pluma y sécalo al calor de LA VELA pero teniendo cuidado de no quemarlo.

Amasa la arcilla, dale forma de un ladrillo y, cuando hayas terminado, córtalo horizontalmente en dos mitades con el cuchillo. Empareja los bordes para que queden rectos. Pon en el centro de una de las mitades del ladrillo, y en este orden, el logotipo del banco, el talón, y sobre él, las tres monedas.

Empapa el paño en vinagre y da unos toquecitos sobre estos elementos y sobre la superficie visible del ladrillo para que se humedezca; luego, tápalo con la otra mitad y presiona alrededor del borde para que ambas partes queden unidas. Rectifica nuevamente los bordes y, si fuera necesario, recórtalos un poco con el cuchillo hasta que tenga el aspecto de un ladrillo.

Clava en su cara superior los clavos de olor llenando primero el borde y luego el centro. Cuando hayas terminado, recita la fórmula mágica y guarda el ladrillo en un lugar oscuro y a ras de suelo.


FORMULA MAGICA

               “Como mío es este ladrillo, míos son y serán los que forman esta casa”              





CLICK EN LA IMAGEN



Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...