PUBLICIDAD

AMULETOS MINERALES



Los amuletos minerales comprenden a los metales (preciosos y semi preciosos), las magnetitas, las piedras comunes, las sustancias químicas y las resinas; diferentes tipos de suelo, arena y roca.

Los amuletos de piedra más valiosos no son los diamantes ni los rubíes y las esmeraldas, sino una piedra natural que haya sido perforada por procesos naturales, como el viento o la lluvia. Las sociedades primitivas daban gran valor a este tipo de piedras, a las que creían poseedores de grandes poderes mágicos Las piedras huecas en cuyo interior se puede depositar una piedra más pequeña, son muy valiosas como símbolos de fertilidad. Este tipo de piedra se conoce como Even Tekumah.

Determinados tipos de roca se consideran muy eficaces como amuletos En el suroeste de los Estados Unidos, los indios navajo preparan un amuleto llamado "medicina de la roca parlante", hecho de fragmentos de roca de unas cuevas llenas de ecos. Se cree que este amuleto ofrece gran protección contra la magia negra.

También son muy poderosas las piedras ígneas, que los yorubas consideran producto de los rayos y los truenos. Su forma y tamaño son variados y son, según se cree, propiedad de Chango, el dios del trueno. Ahuyentan el mal y traen buena salud y buena suerte. Los yorubas las llamaban odduaras, y las utilizaban en muchos amuletos y encantos. Todavía son populares en África y en América Latina.

Es probable que el pedernal, una de las muchas manifestaciones del sílice fuera una de las primeras piedras a las que el hombre valoró como amuléticas. Dado que el pedernal provenía de la tierra, se le equiparaba con un hijo de la tierra-madre. Para los egipcios, el pedernal era uno de los atributos de Horus, el hijo de Isis según su mitología.
En ciertas partes de África, donde todavía se practica el fetichismo, se cree que determinadas piedras son habitadas por espíritus, a los que adoran miembros individuales de la tribu. Las piedras se llevan como amuletos de Protección. Se cree que el hombre santo fetichista tiene el poder de aprisionar los espíritus en el interior de una piedra u otro tipo de objeto natural.

Cuando nace un niño, los aborígenes australianos preparan determinadas piedras llamadas churingas. El churinga suele consistir en una lasca de piedra o madera, inscrita con símbolos mágicos y guardada en la cueva sagrada que comparte cada comunidad. Se cree que esta piedra protege a su dueño del mal y que le trae buena suerte para toda la vida. Algunas de estas piedras inscritas datan de la Edad de Piedra.

Decir solamente que entre los chamanes de la época precolombina era habitual el uso de las piedras de poder que adquieran los poderes del mago durante su periodo chamanico y en muchos casos si se veían atacados y en peligro de muerte ellos mismos lanzaban sus poderes sobre la piedra para que los demás chamanes no pudieran beneficiarse de su propio mana. Las piedras preciosas merecen capitulo a parte por la extensión y profundidad. 




Si lo prefieres también puedes comprar un AMULETO o TALISMÁN debidamente preparado y ritualizado en la TIENDA GRAHASTA, visitala pinchando en la fotografía de mas abajo.



Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...