PUBLICIDAD

LOS TALISMANES DE AMOR


En otras culturas como los egipcios, grababan en planchas de bronce escenas lujuriosas para que aquella mujer bajo cuyo umbral se enterrase la placa, amara indefectiblemente al hombre en cuyo favor se realizaba la ceremonia.
En el museo de Leyden, existe un papiro en el cual se da una receta para hacer la tinta mágica con que debía escribirse en los talismanes.
En ella se mezclan 7 perfumes de 7 flores distintas que, de acuerdo con la astrología, estuviesen bajo el influjo de los planetas.

Otro Talismán, de Venus, consistía en una placa redonda de cobre (consagrado a ella). En uno de sus lados estaba la imagen de la Diosa del amor con Cupido, y en el otro, había grabado un cuadro mágico de números dispuestos en forma tal, que sumados vertical y horizontalmente daban el mismo resultado. La fórmula de este talismán era de Paracelso, quien aconsejaba realizarlo en día viernes (día de Venus), cuando esta, junto con Júpiter entra en la constelación de Piscis.
Su creador sostenía además, que quien llevase este talismán sería amado tiernamente por las mujeres. Si se lo sumergía en un líquido (vino, agua, leche, etc.) y se daba a beber a un enemigo, este se convertía en el mejor de los amigos.

Lajard, en su libro "Investigaciones sobre el culto de Venus", describe un amuleto de Venus consistente en una hermosa sardónica ovalada. En la parte superior entre el Sol y la Luna hay un globo y alrededor están grabados caracteres fenicios.

De todos los monumentos históricos "amorosos", el más conocido es el de la Reina de Francia Catalina de Médicis, interpretado de distintas maneras. Para unos es una medalla en la cual aparecen grabadas dos personas: una joven, al parecer de alto rango, y un hombre de armas a quien la dama intenta seducir.
En el reverso lleva grabadas las palabras: ASMODEI y HAGIEL.
En la mitología Hebraica, Asmodei representa al rey de los demonios lujuriosos y Hagiel es la "inteligencia" de Venus.
Interpretan los estudiosos que Catalina utilizaba su talismán para triunfar eróticamente sobre su rival, Diana de Poitiers.
Para otros no es una medalla concebida para lograr el amor sexual y la voluptuosidad, sino un talismán usado por la reina para tener descendencia (durante muchos años Catalina no la tuvo).
Este medallón está formado por una amalgama de bronce y oro bien fundidos y parece haber sido dorado a fuego. El desgaste de sus dos caras demuestra que fue muy usado.
El médico francés Granger, que estudió este amuleto, dice:
"Sabido es que el Dr. Fernel, médico de Catalina, fabricó este amuleto en 1553 y que esta atribuyó el nacimiento de su cuarto hijo, esperado durante tres años, a la extraordinaria virtud de aquel talismán misterioso. En cuanto a la interpretación de la medalla, puede extrañar y causar maravilla que un célebre médico se prestase a ello, pero hay que trasladarse a aquellos tiempos en que la medicina no desdeñaba servirse de la astrología, que era soberana".

Los Magistas, aconsejan no jactarse jamás de llevar un talismán, porque al exponer a miradas envidiosas ese acumulador de "fuerzas fluídicas" se corre el riesgo de anular su virtud. Los antiguos magos enseñaban la fórmula y luego decían: "Saber, osar, querer y callar".

Busca en el Archivo del BLOG otras muchos AMULETOS Y TALISMANES que son muy interesantes y te pueden servir para los propositos que deseas realizar.
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...